lunes, 10 de septiembre de 2018

Horarios de Reuniones




                              Horarios de Reuniones 


                                               Todos los dias  7:00 PM A 8:00 PM
                               
                                       HORARIO DE MIAMI FLORIDA

Para acceder a la sala de nuestro grupo de forma directa desde un celular o tablet es necesario estas aplicación;                                                               
                                                   
                                                        GVO CONFERENCE

O

WEB CONFERENCE


                                  poner su nombre y debajo ID de la sala que 73350851

                                                                 
Para ingresar a las sesiones de nuestro grupo, solo hay que entrar a la página que esta debajo desde una computadora PC o Laptop

                 es recomendable un audífono y un micrófono 

                           
                          https://login.myownmeeting.com/conference,73350851



                                       

    para leer Reflexiones diarias debajo





                
                                                 

                                     
               

viernes, 28 de abril de 2017

EL PADRE NUESTRO EN AA

¿Cuáles son los antecedentes de la costumbre de rezar el Padrenuestro en las reuniones de A.A.?
R. En el libro El Dr. Bob y los buenos pioneros, se menciona que la oración se rezaba desde los mismos comienzos de la Comunidad, ya para los años 1938 y 1939, si no antes. En aquel entonces, no había literatura de A.A., y los grupos acudían para su inspiración y orientación a oraciones ya existentes, y a la Biblia y la literatura del Grupo Oxford.
Bill W. comentó varias veces en su correspondencia sobre el uso del Padrenuestro en los tiempos pioneros. En una misiva dirigida a un miembro en 1959 dijo:
“Es probable que esta costumbre la hayamos sacado de los Grupos Oxford que tenían mucha influencia en los primeros días de A.A.  Al leer A.A. llega a su mayoría de edad ya te has enterado de la conexión que esa gente tenía con A.A. Creo que era costumbre suya rezar el Padrenuestro al cerrar sus reuniones. Y de allí se convirtió fácilmente en costumbre nuestra”.
                            Y en una carta de 1955, Bill escribió lo siguiente:
“Por supuesto que siempre habrá algunos que parecen sentirse ofendidos si se reza cualquier oración en una reunión de A.A. Y a veces se quejan de que el Padrenuestro es un texto cristiano. No obstante, esta oración es tan bien conocida y de un uso tan generalizado que la objeción de que es de origen cristiano parece un poco inverosímil. Además, es cierto que la mayoría de los A.A. creen en algún tipo de dios con quien la comunicación es posible y la fortaleza asequible por medio de su gracia. Dado que esto es el consenso, parece justo que se utilicen por lo menos la Oración de la Serenidad y el Padre nuestro en conexión con las reuniones de A.A. No parece necesario someternos a los deseos de nuestros principiantes ateos o agnósticos hasta “poner nuestras lámparas debajo de un almud”.
No obstante, en nuestra área, el coordinador de la reunión suele pedir a quienes quieren hacerlo que se unan con él para rezar el Padrenuestro. Lo peor que puede pasarles a quienes tienen objeciones es tener que escucharla. Éste es, sin duda, un ejercicio saludable de tolerancia en su actual etapa de desarrollo”.
Como queda claramente indicado en la carta de Bill de 1955, la cuestión de rezar el Padrenuestro en las reuniones ha sido controvertida en algunos círculos desde casi el comienzo. La OSG ha respondido a cartas con referencia a este asunto desde los años 50 y 60. Numerosos artículos sobre la cuestión han venido apareciendo en Box 459 y el AA Grapevine, y la Conferencia de Servicios Generales la ha considerado con frecuencia. Por ejemplo, en la Conferencia de 1962, se sacó la siguiente pregunta de la Canasta de Preguntas: “Pregunta: ¿Qué se hace cuando individuos no quieren ponerse de pie cuando se reza el Padrenuestro? Respuesta: La participación, o no participación, en rezar el Padrenuestro se debe considerar un asunto de conciencia y criterio individual y personal”.

Preámbulo de A.A




                                 Preámbulo de A.A.©
Alcohólicos Anónimos es una comunidad de hombres y mujeres que comparten su mutua experiencia, fortaleza y esperanza para resolver su problema común y ayudar a otros a recuperarse del alcoholismo.
“El único requisito para ser miembro de A.A. es el deseo de dejar la bebida. Para ser miembro de A.A. no se pagan honorarios ni cuotas; nos
mantenemos con nuestras propias contribuciones. A.A. no está afiliada a ninguna secta, religión, partido político, organización o institución alguna; no desea intervenir en controversias; no respalda ni se opone a ninguna causa. Nuestro objetivo primordial es mantenernos sobrios y ayudar a otros

alcohólicos a alcanzar el estado de sobriedad.”
* Copyright © por el The AA Grapevine, Inc.

              EL PREÁMBULO DE A.A.: INFORMACIÓN HISTÓRICA
EL PREÁMBULO apareció impreso por primera vez en el número de junio de 1947 de la revista Grapevine de AA. Fue escrito por el editor de entonces, que sacó gran parte del material del Prólogo de la primera edición del Libro Grande, Alcohólicos Anónimos.
En aquellos años, la revista Grapevine había comenzado a circular entre personas no alcohólicas y el Preámbulo estaba destinado principalmente a exponerles a dichas personas lo
que A.A. era y no era. Todavía se usa para fines de información pública. A medida que pasó el tiempo, comenzó a aparecer en todas las publicaciones aprobadas por la Conferencia, y muchos grupos de A.A. ahora lo usan para abrir las reuniones.

La versión original difería en dos aspectos importantes de la versión que todos conocemos ahora: 1) indicaba que "el único requisito para ser miembro es un deseo sincero de dejar de beber," y 2) incluía solamente la breve declaración "A.A. no cobra cuotas ni honorarios".
Con frecuencia se hace la pregunta de por qué se ha eliminado la palabra "sincero". En la Conferencia de Servicios Generales de 1958, un delegado refiriéndose a las palabras "deseo sincero de dejar de beber", sugirió que, como la palabra "sincero" no aparece en la Tercera Tradición, debería ser eliminada del Preámbulo. Durante la discusión, la mayoría de los miembros de la Conferencia expresaron la opinión de que, dada la madurez alcanzada por A.A., se había vuelto imposible determinar qué constituye un deseo sincero de dejar de beber y también que algunas personas interesadas en el programa podrían sentirse confundidas por la frase. Por lo tanto, como parte de la evolución de A.A., se ha eliminado la frase del uso común y corriente. En la reunión del verano de 1958 de la Junta de Servicios Generales, se ratificó la eliminación, y desde entonces, el Preámbulo solamente indica "el deseo de dejar la bebida".
Al mismo tiempo, la frase "A.A. no cobra honorarios ni cuotas " se clarificó para que diga en su forma actual: "No se pagan honorarios ni cuotas; nos mantenemos con nuestras propias contribuciones.” Esta versión actual del Preámbulo aparece en la primera página de cada número de la revista Grapevine.
Cuando se imprime, el Preámbulo deberá incluir la siguiente indicación de procedencia:
Copyright © The AA Grapevine, Inc.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Oraciones para los AA

                                  Oraciones para los AA    

Oracion de la Serenidad, Oracion del Tercer Paso, Oracion del Septimo Paso y la Oracion de San Francisco de Asis



 Llegó a la atención de un miembro temprano de AA en 1939. La leyó en una nota necrológica que apareció en el New York Times. Le gustó tanto que la llevó a la pequeña oficina en VeseyStreet para que Bill W. la leyese.

Cuando Bill y el personal del staff leyeron la oración consideraron que era particularmente adecuada a las necesidades de AA. Tarjetas fueron impresas y distribuidas. Así, la oración pequeña y sencilla se convirtió en una parte integral del movimiento de AA. Hoy en día esta en los bolsillos de miles de miembros de AA, ella se enmarca y se coloca en la pared de la sala de reuniones de AA de todo el mundoella aparece mensualmente en la contraportada de su revista y de vez en cuando alguien nos dice que hemos citado incorrectamente . La que tenemos.,tal y como aparece en el Grapevine, dice: Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo, y sabiduría para reconocer la diferencia.Muchos nos dicen que debe decir: Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas que puedo, y sabiduría para reconocer la diferenciaLa forma en que fue escrita originalmente por el Dr.Niebuhr es la siguiente: Dios dame la serenidad para aceptar las cosas que no se pueden cambiar, dame valor para cambiarlo que deben ser cambiado; Y la sabiduría para distinguir una de la otraAl Dr.Niebuhr no parece importarle que su oración está mal citada. . . una coma. . .una preposición. . . incluso varios verbos. .. el significado y el mensaje se mantienen intactos. "De hecho", dice el buen doctor,"en algunos aspectos, creo que su forma es mejor".

Esta Historia la tome del Blog que esta debajo 


http://desdeakron.blogspot.jp/2011/10/la-oracion-de-la-serenidad-su-origen-es.html




                           Oración del 3 Paso

“Dios, me ofrezco a Ti para que obres en mí y hagas conmigo Tu voluntad. Líbrame de mi propio encadenamiento para que pueda cumplir mejor con Tu voluntad. Líbrame de mis dificultades y que la victoria sobre ellas sea el testimonio para aquellos a quien yo ayude de Tu Poder, Tu Amor y de la manera que Tú quieres que vivamos. Que siempre haga Tu Voluntad”. 

                               Oración del 7 paso

“Creador mío, estoy dispuesto a que tomes todo lo que soy, bueno y malo. Te ruego que elimines de mi cada uno de los defectos de carácter que me obstaculizan en el camino para que logre ser útil a Ti y a mis semejantes. Dame la fortaleza para que, al salir de aquí, cumpla con Tu Voluntad. Amén." 


Oración de San Francisco de Asís "Hazme instrumento de tu paz"
Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza. Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, como  consolar,
ser comprendido, sino  comprender,
ser amado, sino en amar.

Porque es dándose cómo se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, y perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.

(Autoría atribuída a San Francisco de Asís) 

Carta de Jung a Bill

La respuesta de Jung, que en la línea de la fecha dice Kusnacht Zurich, 30 de enero de 1961, se lee en su integridad:

"Estimado Sr. wilson:

Realmente su carta ha sido muy bienvenida.

Ya no había vuelto a tener ninguna noticia de Rowland H. y, con frecuencia, me preguntaba cuál habría sido su destino. Nuestra conversación, de la cual le informó de una manera adecuada, tuvo un aspecto del que él no supo. La razón por la que no podía decirle todo fue que en aquellos días yo tenía que ser extremadamente cuidadoso con lo que decía, ya que me di cuenta de que era malinterpretado en todas las formas posibles, y por eso fui muy cuidadoso cuando hablé con Rowland H.; pero, en lo que pensé en realidad, fue en el resultado de muchas experiencias con hombres de su tipo.

Su ansia de alcohol era el equivalente a un nivel bajo de sed espiritual de nuestro ser por la integridad que, expresado en lenguaje medioeval, es: la unión con Dios.

¿Cómo podría formular una cierta percepción así en un lenguaje que no sea mal interpretado en nuestros días? 

La única forma correcta y legítima de una experiencia así, es que en la realidad te sucede y que sólo ocurre cuando caminas sobre una senda que te conduce a una comprensión más alta. Tú podrías ser conducido a esa meta por un acto de la gracia o mediante un contacto personal y honesto con amigos, o por medio de una educación más alta de la mente, más allá de los confines del mero racionalismo. Por su carta veo que Rowland H. ha escogido el segundo camino que, bajo las circunstancias, de una manera evidente, era el mejor. 

Estoy fuertemente convencido de que el principio del mal que prevalece en este mundo y que conduce a la perdición, o a la necesidad espiritual más elevada sin reconocer, si no es contrarrestado por una percepción religiosa real o por el muro protector de la comunidad humana. Un hombre ordinario, que no está protegido por una acción desde lo alto o se encuentra aislado de la sociedad, no puede resistir el poder del mal, al que muy aptamente se le llama Diablo; pero el uso de esas palabras hace surgir tantos errores, que uno sólo puede permanecer alejado de ellas tanto como le sea posible. 

Estas son las razones por las que no pude dar a Rowland H. una explicación plena y suficiente, pero me estoy arriesgando con usted en atención a su muy decente y honesta carta, concluyo que ha adquirido su punto de vista acerca de las engañosas sandeces que uno escucha, por lo general, acerca del alcoholismo.

Alcohol en latín es spiritus y se utiliza la misma palabra para la más alta experiencia religiosa, al igual que para el más depravante veneno. Por lo tanto la fórmula útil es spiritus contra spiritum.


Agradeciéndole una vez más su amable carta, quedo a Ud., sinceramente, C. G. Jung".
Capítulo 5

COMO TRABAJA

ESCRITURA ORIGINAL 1938

Rara vez hemos visto fracasar a una persona que haya seguido nuestras direcciones. Los 

únicos que no se recuperan son los individuos que no pueden, o no quieren entregarse de lleno a 

este sencillo programa; generalmente son hombres y mujeres incapaces, por su propia naturaleza, 

de ser honrados consigo mismos.  Hay seres desventurados como éstos. No son culpables; por lo 

que parece, han nacido así.  Por su naturaleza, son incapaces de entender y de realizar un modo de 

vida que exige la más rigurosa honradez.   Para éstos, las probabilidades de éxito son pocas.  

Existen también  los que sufren graves trastornos emocionales y mentales, aunque muchos de ellos 

logran recuperarse si tienen la capacidad suficiente para ser honrados.

Nuestras historias expresan de un modo general cómo éramos, lo que nos aconteció y cómo 

somos ahora.  Si tú has decidido que quieres lo que nosotros tenemos y estás dispuesto a hacer 

todo lo que sea necesario para conseguirlo, entonces estás en condiciones de seguir direcciones.

Tú podrías resistirte a algunas de ellos.  Tú podrías creer que tú solo encontraras un camino más 
fácil y cómodo.  Nosotros dudamos que tú puedas Es por ello que, con todo el ahínco que pueda 
animarnos, te suplicamos que seas valiente y concienzudo desde el mismísimo comienzo.  Algunos 
de nosotros tratamos de aferrarnos a nuestras viejas ideas y el resultado fue nulo hasta que nos 
deshicimos de ellas sin reserva. Recuerda que tu estas tratando con el alcohol: astuto, 

desconcertante y poderoso.  Sin ayuda resulta demasiado para ti.

Pero, hay Uno que tiene todo el poder – Dios. ¡Tú tienes que encontrarlo Ya!

Las medidas parciales no te servirán para nada.  Tú estás en el punto de cambio.  

Lanzándote totalmente bajo su protección y cuidado, con un completo abandono.  ¡Ahora 

nosotros creemos que puedes estar listo!  

He aquí los pasos que dimos, y que se sugieren como programa de recuperación:

  1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol y que nuestras vidas se habían vuelto         
       ingobernables.

  1. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano 
      juicio.

  1. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado y dirección de Dios, tal 
como nosotros lo concebimos.

4) Sin temor hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos. 
5) Admitimos ante dios y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros defectos.

 6) Estuvimos enteramente dispuestos que Dios nos liberase de todos estos defectos de 
     carácter.

7) Humildemente de rodillas, le pedimos que nos librase de nuestros defectos sin esconder    
    nada.

8) Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos 
    dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9) Reparamos directamente a cuantos nos fue posible, el daño causado excepto cuando el 
    hacerlo implicaba perjuicio para ellos y para otros.

10) Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo 
       admitíamos inmediatamente.

11) Buscamos, a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto con Dios, 
como nosotros lo concebimos pidiéndole, solamente que nos dejase conocer su voluntad    para con nosotros y que nos diese la fortaleza para cumplirla. 

12) Habiendo obtenido una experiencia espiritual como resultado de este curso de acción
      tratamos de llevar este mensaje a otros especialmente alcohólicos y de practicar estos 
      principios en todos nuestros asuntos.

puedes exclamar: ¡Vaya tarea! ¡Yo no puedo llevarla acabo!" No te desanimes. Ninguno de

 nosotros ha podido mantenerse apegado a estos principios en forma ni siquiera aproximada a la

 perfección. No somos santos. Lo importante es que estamos  dispuestos a desarrollarnos de una 

manera espiritual.  Los principios que hemos establecido son guías para nuestro curso.  Lo que 

pretendemos es el progreso espiritual y no la perfección espiritual.  Nuestra descripción del 

alcohólico, el capítulo sobre los agnósticos, nuestras aventuras antes y después, han sido 

diseñadas para convencerte de tres ideas pertinentes: 

a) Que tú eres alcohólico y que no puedes gobernar tú propia vida
b) Que probablemente ningún poder humano puede remediar alcoholismo. 
c) Que Dios puede y lo hará. 

Si no estás convencido de estos puntos vitales tú tienes que re-leer el libro hasta este 

punto o tirarlo.

Si tú estas convencido entonces tu estas en el Tercer Paso, lo cual quiere decir que 

tú hiciste una decisión de poner tu vida y tu voluntad  al cuidado de Dios, tal como lo 

concibes.  Exactamente, ¿que es lo que queremos decir con eso, y que es justamente lo que 

haremos?